Odontología y medicina estética

Odontología y medicina estética

La odontología de abre paso en el mundo de la estética

Los pacientes que acuden a las clínicas dentales en nuestro país llevan ya mucho tiempo mostrando un alto nivel de interés con respecto a los resultados estéticos de los tratamientos que reciben. Esta evolución en las expectativas de las personas que acuden a su dentista  constituye una gran oportunidad para ampliar y mejorar la gama de servicios proporcionados por las clínicas odontológicas.

Desde un punto de vista tradicional, esta profesión se ha concebido dentro de los límites del interior de la boca y desde una perspectiva fundamentalmente terapéutica; sin embargo, la creciente demanda por parte del público de un servicio integral –que incluya un tratamiento estético-, así como las posibilidades contempladas por la normativa vigente plantean un entorno completamente nuevo para muchos profesionales.

¿Es legal la aplicación de tratamientos estéticos por parte de un odontólogo?

Probablemente, una de las mayores inquietudes que surjan entre los odontólogos y especialistas de la misma rama es al ámbito cubierto por la legislación, de manera que este tipo de actividades no supongan incurrir en intrusismo laboral.

La ley 10/1986 sobre odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud establece que estos especialistas pueden realizar actividades de “prevención, diagnóstico y tratamiento  relativas a las anomalías y enfermedades de los dientes, la boca, los maxilares y sus tejidos anejos”.

Por otra parte, la Orden 2136/2008 incluye entre las competencias de un odontólogo la realización de “procedimientos estéticos convencionales desde una perspectiva multidisciplinar en el área peribucal”, es decir, que un odontólogo puede llevar a cabo tratamientos estéticos en el tercio inferior facial bajo el amparo de su título. Por otro lado, tratándose de médicos estomatólogos, éstos sí podrán realizar procedimientos estéticos en los tercios medio y superior de la cara.

No obstante, ambos profesionales requerirán de la obtención de una licencia en medicina estética que en el caso del médico puede ser un proceso sencillo, y no tanto cuando se trata de un odontólogo, cuyo plan de formación no incluye el estudio de la dermis, conocimiento fundamental para llevar a cabo tratamientos estéticos. El motivo de todo ello no es otra cosa que velar porque se lleve a cabo una buena praxis profesional.

Formación estética especializada para odontólogos y tratamientos posibles

Precisamente, la mejor manera de garantizar el correcto uso y aplicación de estas técnicas es la formación en aquellas instituciones que proporcionan títulos acreditativos de los conocimientos necesarios para llevar a cabo técnicas estético-quirúrgicas.

Los odontólogos pueden así ver potenciadas sus habilidades y servicios, al complementar el tratamiento terapéutico con técnicas de rejuvenecimiento de la zona perioral.

En este sentido, las mejores ofertas educativas son aquellas que incluyen no sólo la capacitación técnica, sino también una adecuada formación sobre la estética de la sonrisa y sus patologías más frecuentes, así como el aprendizaje de los métodos más apropiados para abordar a los pacientes.

Actualmente -y en lo referido a medicina estética- el 50% de los tratamientos faciales demandados en España son rellenos estéticos de la zona peribucal,  lo que pone de manifiesto que se trata de un campo muy prometedor. Existe un gran abanico de tratamientos estéticos posibles, tales como:

  • Tratamiento de las arrugas.
  • Perfilados y relleno de labios.
  • Relleno de pómulos y mentón.
  • Peeling.
  • Roller.
  • Bioestimulación.
  • Mesoterapia.

En resumidas cuentas, la evolución de la normativa española y las nuevas tendencias del mercado suponen una gran oportunidad para los odontólogos españoles que deseen ampliar los servicios brindados a sus pacientes.